jueves, 14 de septiembre de 2017

Barranco del Infierno.Tenerife.


En nuestra aventura por las Canarias, ya que lo nuestro no son los sitios masificados, quicimos hacer un viaje completo, conociendo todos los ecosistemas posibles, para llevarnos una visión mas completa de las dos islas que íbamos a visitar: Tenerife y La Gomera.
Comenzamos por la Reserva Natural Integral del Barranco del Infierno, próxima a la costa sur de Adeje, en Tenerife.
Para llegar al comienzo de la ruta, no tendremos problemas, ya que a día de hoy con "google maps" es muy fácil llegar al comienzo de las rutas en los lugares muy turísticos, de todas formas, una vez en el municipio de Adeje, tomaremos dirección norte, saliendo del pueblo casi, hasta que lleguemos a un restaurante con unas vistas sobre Adeje impresionantes, será aquí donde estará la taquilla de pago y acceso al Barranco.

El Barranco del Infierno es una profunda garganta, de escarpadas laderas, esculpida por la erosión producida por el paso del agua durante siete millones de años.
El barranco tiene un importante curso de agua, casi permanente, que debió de ser mayor en tiempos anteriores.
El acceso está restringido a 200 personas al día con objeto de proteger el entorno natural y sus valores ecológicos.

Al ser una ruta de acceso restringido, hay que reservar previamente en: http://www.barrancodelinfierno.es. La tarifa de entrada es 8 euros y la ruta es autoguiada.Nos prestarán un casco que tendremos que devolver a la salida y nos podremos quitarnos en todo el trayecto por nuestra seguridad.
Durante la ruta tendremos varias paradas tematizadas, en base a la fauna, la geología o la flora del lugar.
La ruta comienza adentrándonos en el barranco, las temperaturas van subiendo y la zona es escasa en humedad, por lo que la vegetación es característica y peculiar.

Vamos dejando el pueblo de Adeje atrás.
el cañón está formado por rocas volcánicas, labradas por el paso de los años..
llegamos a la parada número 2.





La tercera parada, es la llamada "Bailadero de las brujas", una zona donde el caos geológico se hace patente con total claridad.

Seguimos avanzando
Las diferentes especies de euphorbias junto con los cardones, forman el Cardonal-Tabaibal, propio de zonas agrestes.En el caso concreto de la foto inferior, está representada una de las dos especies de tabaiba.Las principales características de este ecosistema son las limitadas precipitaciones, los fuertes vientos, las altas temperaturas a lo largo del año y un alto grado de insolación
Mezcla de Cardonal-Tabaibal en las paredes del barranco
La Flor del Cardón, es muy llamativa

Conforme vamos avanzando la fauna que habita en el lugar se va haciendo mas patente y podemos sentirla a nuestro alrededor

Encontramos alguna euphorbia en flor..
La quinta parada nos habla del lagarto tizón, animal endémico de la isla de Tenerife, en la cual podemos encontrar hasta tres subespecies

Es común avistar por la zona cernícalos canarios, cerniéndose sobre posibles presas en la lejanía


Vamos viendo el final del barranco
El calor en algunos puntos se hace insoportable..Es recomendable llevar agua de sobra...


Vamos paralelos a una acequia en uso todavía..

El Barranco se va cerrando cada vez mas





 Encontraremos un puesto de socorro, por si tenemos algún percance en el camino


Llegamos al río y la temperatura se vuelve mas agradable, fauna y flora endémica se hacen patentes en esta parte de la ruta




 Incluso encontramos castaños vestigiales de antiguos campos de cultivo

Llegamos a la zona de reserva especial, donde no podemos detenernos mas de lo necesario para tomar fotos y disfrutar del entorno, ya que corremos riesgo de desprendimientos.

Los petirrojos, son en las islas igual de confianzudos que en la península..

cada vez es mas frondoso y exuberante..





 llegamos a la zona de la cascada


un lugar espectacular, donde nos quedamos un rato para reponer fuerzas y admirarlo con mas tranquilidad

el retorno será  por el mismo camino de ida, así podremos apreciar los detalles que a la ida pasaron desapercidos

Cerca del pueblo nos fijamos y vemos camufladas unas colmenas, a la ida no nos habíamos dado cuenta
Terminada la ruta, aunque acalorados, muy satisfechos, ya que hemos conocido la flora y fauna de los ambientes secos de la isla de Tenerife, así como la exuberancia de las zonas húmedas del sur. Un primer contacto que nos ha encantado y nos ha parecido muy peculiar y diferente a la península y sólo es el principio de este viaje....