miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cascada del Cinca y Llanos y cascada de La Larri

En nuestro recorrido por los valles del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, nos desplazamos hasta el valle mas agreste del macizo: Pineta
Para llegar a este valle glaciar nos dirigiremos hacia Ainsa, una bellísima población de carácter medieval, para tomar desde allí la carretera A-138 en dirección a Francia (Tunel de Bielsa) y justo antes de entrar en el túnel se coge una carretera hacia la izquierda con la indicación de Pineta y parador nacional.Esta carretera se adentra en el valle hasta la cabecera de este, donde se encuentra el inicio de múltiples senderos.
Nada más bajarnos del coche, nos quedamos embobados con las imágenes de los picos Pineta y Focarral, con el balcón de Pineta más a la izquierda.
Aquí si se puede apreciar bien el balcón de Pineta, con su lago de marboré por ahí escondido, esperándonos para otra ocasión.Son muchos los senderistas que visitan este valle,no es de extrañar ya que es una preciosidad y en él hay muchas opciones para todos los niveles. En nuestro caso tuvimos que adaptarnos a lo que las condiciones de la nieve nos dejaron, ya que la subida al balcón de pineta y la faja de la Tormosa estaban cerradas.Así que nos decidimos por la subida a la Cascada del Cinca y los Llanos de La Larry.

`
Tomamos dirección Cascada del Cinca.
Nos vamos internando en un precioso hayedo


Nos desviamos del camino principal y giramos a la izquierda en dirección a la cascada.
Los paredones del valle son imponentes, cubiertos de vegetación y con tantísima agua
Al fondo podemos ver la Cascada.

La forma de "U" del valle glaciar se aprecia perfectamente.

Las paredes verticales de casi dos mil metros desde la base, nos dejan una vista del valle espectacular.
Estamos tan cerca de la cascada que el estruendo es ensordecedor.



En la bajada nos encontramos con esta "cueva" en la nieve, que aprovechamos para asomarnos dentro, ¡el frío que hacía es inexplicable!


Volvemos sobre nuestros pasos y tomamos dirección llanos de La Larri, tomando la pista principal y acompañados en todo momento en ambos márgenes por las hayas.


 Seguimos de frente para llegar a los llanos, después volveremos sobre nuestros pasos para llegar a este punto y descender por las cascadas.
Esta planta carnívora es un denominador común en todo el Parque Nacional
En nuestro camino se suceden multitud de cascadas que nos van dejando embelesados conforme nos acercamos a los llanos.

En esta cascada, la roca roja es modelada con el paso del agua durante años, el ruido es tan fuerte que apenas podemos escucharnos nosotros mismos. ¡Viene muy bien pasar al lado para refrescarnos!


Continuamos hacia los llanos.
En esta panorámica se pueden ver a la izquierda del balcón de Pineta,los picos :Cilindro, Monte Perdido y Añisclo, ¡los grandes colosos pirenaicos!

En esta otra panorámica además de las tres sorores  también están presentes la Punta de las Olas, el collado de Añisclo y las tres Marías.
Llegamos a la llanura de los llanos de La larri, con su cascada al fondo.
En esta llanura los caballos percherones campan a sus anchas libres, junto con las vacas.Es un lugar muy idílico.

¡Y encima son mansos!

la cascada de la Larri es mas bella si cabe que la anterior, ¡qué maravillas esconde el pirineo!

Subimos todo lo alto que podemos, para ver su base ¡Qué pasada!

Volviendo sobre nuestros pasos nos sorprende la presencia de este pequeño buitre a nuestro alrededor, ¡un alimoche, ni mas ni menos!. Es la primera vez que lo hemos visto y nos dejó con la boca abierta.
eh.. tu.. ¡Qué miras!

Decidimos realizar la vuelta bajando por los tramos de las cascadas de La Larri, donde a la ida nos refrescamos bastante por la cascada de piedra rojiza.
el sendero excavado en el suelo con escalones es una preciosidad.
El agua por esta zona baja imponente



Abandonamos este valle con una sensación en el cuerpo indescriptible, algo en nuestro interior nos llama a volver y recorrer todo lo que no hemos podido por la nieve, sin duda alguna le haremos caso, mas pronto de lo que imaginamos