miércoles, 23 de julio de 2014

Cascada de Gavarnie

La cascada del Circo de Gavarnie con sus 426 m, en Francia, es considerada la mas alta de Europa, en nuestro viaje al pirineo aragonés, no quisimos dejar pasar la oportunidad de contemplarla, así que nos embarcamos en la aventura de pasar la frontera por Francia y llegar hasta Gavarnie, cosa fácil al principio, que se tornó algo liosillo, que en nuestro caso nos hizo cambiar los planes que llevábamos preestablecidos y toparnos con lugares que a priori no teníamos pensado visitar y que nos encantaron.
Esta cascada está justamente ubicada en un circo glaciar, donde coinciden dos grandes Parques Nacionales, el Parque Nacional de los Altos Pirineos en Francia junto con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, estos dos parques están catalogados por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad.
Para llegar hasta ella, pueden tomarse dos opciones,una de ellas mas rápida y otra mas lenta y bonita, nosotros a priori escoguimos la lenta ya que esta atraviesa el Puerto del Col de Tourmalet, por donde pasa el Tour de Francia y los paisajes eran de infarto.
Para llegar al Tourmalet hay que atravesar el túnel de Bielsa y seguir en dirección a Aragnouet,St. Lary Soulant, Arreau, Col de Aspin  y Col de Tourmalet.
Aquí tenéis las fotos de nuestra aventura tuvimos que dar la vuelta en el Col de Tourmalet porque estaba cortado por la nieve, pero hasta que no llegamos a todo lo alto no lo supimos, la verdad es que mereció la pena los kilómetros que hicimos de más.
El lado francés es mucho mas verde que el español aún siendo pirineo igualmente es como un relieve mas suave, como mas frágil y delicado en comparación con el pirineo aragonés de donde nosotros veníamos que es salvaje y agreste, ambos tienen una belleza diferente, a nosotros nos sorprendió gratamente.
Comenzamos a descender tras pasar el túnel de Bielsa y la vegetación nos atrapa en todos los matices de verde.

Comenzamos la subida al primer puerto de montaña, el Col de Aspin.¡Las vistas impresionantes!
Es esta subida junto con la del Tourmalet muy frecuentada por ciclistas que emulando a sus ídolos en el Tour de Francia se atreven a acometer esta subida, tienen todos mis respetos si en coche se nos hizo dura en bicicleta ya ni te cuento.

El Pic Du Midi de Bigorre,una de las cumbres más majestuosas de los Hautes-Pyrénées, con sus 2.877 metros de altitud.Este pico es conocido por la belleza de su paisaje y por su observatorio astronómico.Fue declarado en 2003 Paraje Natural Nacional.
Nos vamos acercando al Col de Tourmalet el puerto mas emblemático de todo el pirineo y eso se va notando en el paisaje, cada vez mas y mas espectacular.
Los abetos toman la carretera, pareciera que vamos por Canadá.
y comenzamos la subida al puerto, la nieve está muy presente en esta parte del recorrido.
Allá van los ciclistas, desde luego tienen que estar echos de otra pasta.
Que chula la bajada...lástima que no pudimos realizarla ya que al llegar al puerto nos encontramos con unas barreras que nos impedían el paso por el deshielo de la zona, nooooo!! , pues si lamentablemente tuvimos que volver sobre nuestros pasos.De todas formas nos encantó la subida.


Para poder llegar a Gavarnie, tras bajar del Tourmalet y conectar de nuevo con la civilización tomamos dirección Campan-Bagneres de bigorre-Loucruc-Escoures-Arzizac ez Angles-Lourdes y por último Argeles gazost para ya después llegar por fín a Gavarnie.
Aprovechamos la mega vuelta para visitar casi todos los pueblecitos que nos íbamos encontrando
Las carreteras son todo un espectáculo, es como si la vegetación quisiera tomar lo que un día fue suyo.

De pronto a lo lejos tras una hora larga de recorrido desde Campan comenzamos a reconocer siluetas del lado español, la falsa brecha,el casco..Estamos ya muy muy cerca!
Avanzamos por la calle principal de Gavarnie en dirección al circo. Sorprende que, ya desde el pueblo, tengamos unas buenas vistas del circo de Gavarnie. Y frente al circo, a nuestra izquierda, destacan los dos picos de los Astazou, el Oriental (3.071m) y el Occidental (3.015m), separados por el conocido corredorSwan. A medida que vamos avanzando por las calles del pueblo, las vistas que tenemos del circo y de la cascada, que serán visibles prácticamente durante toda la excursión, van mejorando.

 Llegamos al puente de Broule, que está situado sobre el río de Gavarnie . En este punto existe la opción de continuar por la derecha del río, por una pista ancha de tierra (la misma por la que veníamos), o bien cruzar el puente de Broule y avanzar por el lado oriental del valle, por una pista asfaltada. Es indiferente la opción que elijamos: los dos caminos se vuelven a encontrar y se juntan unos 600m más allá, en el puente de Nadau. Así pues, nosotros continuamos progresando cómodamente por el camino de tierra de la derecha del río sin cruzar el puente de Broule.
Las vistas del Circo Glaciar son preciosas.

 Cada vez nos acercamos mas a la cascada

 En las inmediaciones del circo glaciar nos encontramos esta Chova Piquigualda (Pyrrhocorax graculus), es un ave típica de montaña característica por sus vuelos acrobáticos. Se alimenta de pequeños invertebrados y cría en roquedos entre grietas.¡Muy bonita y curiosa este ave!

Tras cruzar algún arroyo, cuarenta minutos después de haber comenzado este sendero llegamos a las inmediaciones de la gran cascada.

Hay un gran nevero que no nos atrevemos a cruzar porque debajo de este circula un arroyo con gran torrente, pero hay quienes si lo hacen y nos viene de perlas para que se aprecie el tamaño de la cascada.
No concibo un mejor escenario para tomar un tentenpié.

Ahí en la base de la cascada se puede ver una personita, ¡gigante la cascada!
Con dolor en el corazón nos disponemos a volver al pueblo de Gavarnie, esta vez por un sendero en vez de por pista, el camino se adentra en un pinar con un gran cortejo arbustivo.


Una vista atrás del circo.
 Estas dos fotos inferiores pertenecen  a la misma especie de orquídea,Dacthylorhiza sambucina que se encuentra en los pirineos, por suerte encontramos las dos formas, la púrpura y la amarilla.

De vuelta, aprovechamos para fotografiarnos en todos los elementos del recorrido que a la ida llamaron nuestra atención.
Volviendo hacia España, aprovechamos nuestro paso por el municipio de Lourdes para ver su gruta tan conocida.El Santuario de la Virgen de Lourdes.
¡Espectacular el lugar!
Santuario de la Virgen de Lourdes
Gruta donde se ubica la surgencia del agua milagrosa de Lourdes
En resumen fue un día muy completo, con visitas a lugares inesperados que nos dejó con ganas de mas. Sin duda alguna volveremos al pirineo francés.

miércoles, 2 de julio de 2014

Ruta de las Ermitas de Tella

Tella, pueblo de brujas,osos cavernarios ,dolmenes megalíticos,ermitas.. demasiados alicientes para no visitarlo. Así que nos desplazamos a Tella y aunque no pudimos ver todo lo que queríamos debido a los horarios, no nos defraudó lo mas mínimo, al contrario nos quedamos con ganas de volver.
Este pueblecito pirenaico está situado en el sobrarbe en Huesca a 1384 metros de altitud,para llegar a el desde Aínsa, seguimos la carretera A-138 en dirección a Bielsa y Francia. Dejamos atrás la población de Escalona. Desde la carretera A-138, justo después del Hospital de Tella, tomamos la desviación hacia la izquierda en dirección a Tella, donde un cartel nos indica “Ruta de las Ermitas”. Después de hacer 5,6 km dejamos atrás a la izquierda el desvío que va hacia Revilla y continuamos 2,7 km por la carretera hasta llegar a Tella. Podemos estacionar el coche junto al punto de información del Parque Nacional o un poco más arriba en un gran aparcamiento que hay.
De siempre ha sido conocido en la zona Tella por sus historias de brujas y aquelarres, hasta tal punto que se acuñó una frase al respecto: "Tella, Dios te guarde de ella",haciendo caso omiso de esta advertencia nos adentramos en el pueblecito, que consta de una calle principal con casas dispuestas a ambos lados, flanqueado por un macizo calcáreo que lo protege de las vastas temperaturas del invierno.Nada mas llegar nos invade una inusual serenidad y calma, como si el tiempo transcurriera en este lugar mas despacio, la vida en este pueblo es muy tranquila  apacible, aunque no me quiero imaginar el invierno.
El pueblo consta de una oficina de información del Parque Nacional donde nos explican muy amablemente las opciones que tenemos para visitar en la zona en esa época del año (primeros de junio de 2014), que lamentablemente son pocas por la poca afluencia de turistas, es una gran pena porque nos hemos quedado con las ganas de ver la Casa de la Bruja y el museo del oso Cavernario, en fin que le vamos a hacer, ¡otra vez será!. Decidimos dar un paseo por el pueblo y realizar la ruta de las ermitas.

 LA iglesia románica de Tella es del siglo XVI y desde lejos nos deja imágenes como esta.
 Los llamadores fálicos, estos picaportes de las puertas me resultaron muy curiosos, no sólo por tener forma de miembro viril sino por las creencias asociadas a ellos como un símbolo de fertilidad en las cosechas y de fecundidad en las familias para que no faltasen los descendientes y que siempre hubiera un heredero de la fortuna familiar.Creía que eran muy característicos de esta zona del pirineo hasta que al volver a mi pueblo en Córdoba me encontré con uno de ellos en la puerta de la iglesia de San Andrés.
 Cerradaaa!!, Con que penita pasamos por delante sin poder entrar.

 Algo bueno tiene que tener visitar los pirineos en junio y ese algo es poder disfrutar de la floración de la corona de rey(Saxifraga longifolia), planta cuya distribución se encuentra en la Península Ibérica y Marruecos únicamente y dentro de la península sólo está presente en Asturias, Huesca y León y dentro de Huesca en Ordesa, así que estamos de enhorabuena!!
Es una planta con una floración además de preciosa muy curiosa ya que tiene un crecimiento muy lento y tras florecer a los cuatro o cinco años de germinar,con unas 500 florecillas blancas muy delicadas, muere. Por lo que sólo florece una vez en la vida, ¡una belleza efímera!.
Vive sobre sustrato de paredones calizos donde aprovechando las grietas completa su ciclo, en exposición de solana y en una altitud por encima de los 1000 metros.
Una planta preciosa que nos llevamos en imágenes para el recuerdo.
 Pareciera que la casa cayera encima mío verdad??

 A lo lejos vemos la última ermita que visitaremos en el recorrido que vamos a hacer.

 Comenzamos con la ruta de las ermitas, esta ruta sin dificultad alguna pues el desnivel apenas roza los 80 metros nos transportará en escasos tres kilómetros a otro tiempo, donde las brujas campaban a sus anchas en el medievo y los pueblos erigían ermitas estrategicamente colocadas formando círculos protectores de sus habitantes. Existían por aquellos entonces seis ermitas que protegían de los aquelarres y la hechicería en la actualidad quedan sólo tres de ellas, en muy buen estado de conservación.
El sendero está muy bien señalizado en todo momento, con paneles explicativos y demás, es imposible perderse, así que sólo nos queda comenzar el paseo y disfrutar de todo lo que nos vayamos encontrando.
 Comenzamos adentrándonos en un bosque de Pino sylvestre, que se levanta con sus cortezas rojos por encima de un sotobosque de enebro y boj.A nuestra derecha en algún claro podemos disfrutar del Valle de Pineta.

Llegamos a un claro y encontramos la primera de las ermitas, la más antigua consagrada a San Juan y San Pablo.


Esta ermita es uno de los mejores ejemplos del románico en Aragón.Está edificada a las faldas de un macizo conocido como Puntón de las brujas, su ubicación en ese lugar no es casual ya que allá por el 1018 el obispo Borrell de la Roda de Isábena la mandó construir  justo en ese lugar para eliminar las supersticiones que anunciaban la presencia de brujas en la zona.
 La zona merece una panorámica mínimo.

siguiendo por un sendero con un poquito de pendiente llegamos a una encrucijada, a la izquierda la ermita de Fajanillas y a la derecha la ermita de La Virgen de la Peña y al frente la ermita de Tella, decidimos visitar primero la ermita de Fajanillas, esta ermita fue la iglesia del pueblo hasta que se construyó la iglesia de San Martín lugar donde comienza y finaliza la ruta.



Volvemos sobre nuestros pasos y nos dirigimos a la última de las ermitas la Virgen de La Peña






 A la salida de la última ermita tomamos dirección Tella, nos encontramos con imágenes como esta de la ermita de Fajanillas y del pueblo, con su iglesia en último plano hacia donde nos dirigimos.


Tras la visita al pueblo y sus ermitas nos disponemos a visitar el dolmen que quedó a nuestra izquierda cuando nos dirigíamos al pueblo.


El Dolmen megalítico cierra nuestra jornada con un broche de oro inigualable.Incluso sin haber podido visitar los centros de interpretación, nos ha encantado el día, el lugar, el paisaje...TODO.