miércoles, 18 de junio de 2014

Basa de la Mora o ibón de Plan desde Saravillo

El ibón de Plan me cautivó mucho antes de poder visitarlo, desde la primera vez que me topé por casualidad con una foto en internet en mi búsqueda de lugares del Pirineo Aragones, me pareció irreal un sitio tan sumamente bonito que pareciera sacado de los Alpes o Canadá. En mi primera visita a Ordesa, no quise perder la oportunidad de ver con mis propios ojos lo que tanto tiempo admiré en las capturas de otros muchos afortunados.
Así que nos aventuramos a visitarlo en coche por la pista de Saravillo, ya que queríamos también poder ver ese día los pueblecitos del valle de Chistau localmente llamados. Desde Plan también parte una senda que en unas 3horas y salvando un desnivel de 1000 metros te lleva al ibón recorriendo un paisaje que presumo espectacular, pero nosotros en esta ocasión elegimos la opción cómoda.Esta ruta es apta para grupos familiares para pasar un buén día.
Nos desplazamos a Saravillo, un pequeño pueblecito enclavado en el Valle de Chistau, al que se accede en dirección a Bielsa tomando un desvío por la A-138 en dirección a Salinas, nos encontraremos a mano derecha un desvío que nos indica que Saravillo se encuentra a 1km y en poco menos de un minuto llegaremos al pueblecito, donde nos indican que hemos tenido suerte y que la pista de acceso está recién arreglada y la podemos usar. ¡Que suerte, con lo bajo que es el turismo que llevamos hemos echo bien en jugarnosla!.Para poder usar la pista tenemos que sacar un ticket que cuesta 3 euros por vehículo y es válido para todo el día.

La pista de 14 km de duración, nos acercará en una hora mas o menos al refugio del Labasar donde comienza la ruta hasta el ibón. La dirección a tomar está marcada en todo momento. En la fotografía inferior vemos una indicación a Santa Isabel, es un refugio desde el que se puede realizar otra ruta llamada Los Chorros de Fornos, con unas cascadas muy chulas.

La pista, conforme ganamos altura nos va regalando imágenes como esta, es curioso como mientras ascendemos iremos observando unos marcados cambios en la vegetación en nuestro alrededor, de manera que se sucederán Hayas,Hayedo-Abetal,Abetal,Pino de Valsaín y por último el Pino negro este último muy presente en las cotas superiores.

Nos encontramos en la subida lugares muy curiosos y pintorescos como esa pradera con una formación de rocas en circulo con una mayor central. ¿para que servirá?
Llegamos a la zona del aparcamiento y dejamos el coche, ese azulito tan bajito, si ese..jejeje. Preparados para andar los quince o veinte escasos minutos que nos separan del ibón.Minutos que pensamos disfrutar a cada paso, el lugar no es para menos.

El refugio del Labasar nos recibe a 1930 metros, este refugio es propiedad del ayuntamiento de Plan, tiene capacidad para unas ocho personas y agua potable al parecer cerca de este.
El pequeño sendero hasta el ibón coincide con el GR15 y nos encontraremos sus marcas en muchas rocas durante el recorrido.

Justo por detrás del refugio sale el sendero pedregoso hacia el ibón, indicado en todo momento.
Nada mas comenzar el sendero, nos adentramos en un paisaje dominado por el Pino negro.





Las raíces de los pinos toman el sendero en algunos tramos.

Llegamos a una planicie verde desde donde ya se intuye el ibón



Tras veinte minutos caminando llegamos boquiabiertos a este lugar, las fotos no hacen justicia a su belleza y a la majestuosidad del lugar.Cuenta la leyenda de la zona que en la noche de San Juan aparece sobre las aguas del ibón la figura de una mora que comienza a bailar con serpientes enrolladas en el cuerpo, al parecer si te lavas la cara esa noche en sus aguas y eres de corazón puro podrás ver a la mora, de ahí el nombre de Basa de la Mora.








No hay que dejar pasar la ocasión de pasear por su orilla izquierda y poder ver las perspectivas de este lago desde todos los ángulos posibles.

Todos los elementos en este lugar parecen puestos a conciencia para dejar maravillado a todo el que lo ve por primera vez, para que quede grabado en su mente y le ínsita a volver otro año a recorrer sus orillas.Tal lugar sacado de un cuento nos dio la idea de usar el efecto Viñeta en la cámara y el resultado nos encantó, aquí tenéis el resultado:



 Otra vista del lago.


En la bajada aprovechamos para acercarnos al Mirador de la Truesa, que en 1 km nos permite ver el Valle de Chistau desde las alturas.

Desde arriba podemos ver Plan, San Juan de Plan y Gistaín, pueblecitos donde nos dirigiremos después.

Tras esta visión, nos vamos encantados y muy contentos,con ganas de volver y quizás dormir en el refugio y pasar el día por la zona, a poder ser la noche de San Juan. Desde luego no es para menos..

lunes, 16 de junio de 2014

Pradera de Ordesa-Cola de Caballo

La ruta de la pradera de Ordesa hasta la cola de Caballo es la ruta mas conocida del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en Huesca, es una ruta cómoda con un desnivel de unos 600 metros, que nos adentrará en el Valle glaciar de ordesa hasta el circo de Soaso,en unas 3 horas de ida con unos 18 km en total.Apta para niños y adultos de cualquier edad que estén acostumbrados a andar.
En nuestro viaje al Parque Nacional no veíamos la hora de realizar esta ruta, nosotros queríamos hacer la ida por la faja de pelay y volver por la pradera,para hacerla circular, pero por la presencia de neveros en la faja nos fué imposible hacerla circular e hicimos la ida y la vuelta por el mismo sitio, emocionados igualmente por el cambio de perspectiva que nos proporcionaba el paisaje!
Esta ruta nos interna en el primer Valle declarado como Parque Nacional, allá por 1918, para acceder a ella tenemos que desplazarnos hasta el municipio de Torla. En verano( julio y agosto) tendremos que coger un autobus que nos desplazará hasta la pradera y en los demás meses con nuestro propio vehículo llegaremos hasta el aparcamiento de la pradera de Ordesa.Nuestro caso fue el segundo,ya que la realizamos a principios de junio de 2014, nos adentramos en el valle con nuestro coche y disfrutamos enormemente de las vistas conforme nos acercabamos al parking.
Una vez aparcados, estuvimos como una hora esperando que despejara la niebla, ya que el día amenazaba con lluvia y temíamos no poder realizarla, pero poco a poco fue abriendo y pudimos ver el valle en todo su esplendor.

Comenzamos el recorrido en dirección a la cola de Caballo como destino final, pasando por varias cascadas a cual mas bonita en nuestro recorrido.
Nada mas comenzar nos adentramos en una senda con hayas a ambos márgenes, ¡dios mío hayass!, las ganas que tenía de volver a ver esta fagacea eran enormes, era como adentrarse en un bosque de gnomos y hadas.
Nuestra primera Haya de mayor tamaño hasta el momento.
Las primeras imágenes, del paredón descubierto de nieblas, parece increíble que este valle lo haya formado un glaciar ¡que insignificantes nos sentimos!

Nosotros seguimos a la derecha, el sendero de la izquierda nos llevaría a las partes altas del valle, tenemos que dejarlo para otra ocasión, esta vez es imposible por la presencia de neveros en las fajas.
El hayedo-Abetal se abre ante nosotros entremezcladas ambas especies, regalándonos imágenes como estas.

Las raices de las hayas tapizan el suelo en algunas ocasiones.
La primera de las cascadas que nos encontramos, está algo lejos pero nos deja ensimismados ante tanta belleza del paisaje.
Hay varias fuentes de agua potable en el camino, unas dos sino recuerdo mal, que vienen muy bien para refrescarnos y no ir cargados con mas peso del necesario.
Llegamos a un punto en el camino en el que tenemos tres opciones, primera seguir por nuestro camino y ver las cascadas a la vuelta, segunda ver las cascadas y volver sobre nuestros pasos al camino principal o tercera volver por la pradera al aparcamiento por la margen opuesta del río, nosotros decidimos ver las cascadas, volver sobre nuestros pasos y a la vuelta volver por esta otra opción a la pradera.

Cascada de la Cueva, un espectáculo en toda regla. Todas estas cascadas tienen varios miradores que nos permiten disfrutarlas sin peligro de caída y desde varias perspectivas.





Cascada del Estrecho, el sonido de esta cascada era ensordecedor, que cantidad de agua y cuanta belleza concentrada.


Volvemos al camino principal y seguimos en dirección a la Cola de Caballo, adentrándonos en un bosque sombrío donde el Verde fosforito de las hayas en brotación es el protagonista.

Orientación sur del Hayedo.
Orientación norte del Hayedo, claramente cubierto de musgos y líquenes.
Esta planta está presente en todo el Parque Nacional, en los paredones rocosos calizos, es la Pinguícola longifolia, una planta carnívora que atrapa los insectos en sus hojas pegajosas.

Nos acercamos a la zona de las gradas de soaso, donde el río Arazas nos deja nuevamente un espectáculo inigualable.

Parte alta de las gradas de soaso

Parte baja de las gradas de soaso, ¡Espectacular!
Llegamos donde se abre el valle glaciar en "U", aquí ya nos quedamos sin palabras, cambia totalmente la vegetación el Hayedo-Abetal desaparece y el Pinus uncinata toma las laderas mas altas del valle.

Al fondo los picos mas altos del Parque Nacional tapados por la nieblaa!
Al fin, la cola de Caballo se presenta ante nosotros, una preciosidad de cascada que cae en abanico frente a nosotros.



Toca volver sobre nuestros pasos admirando el valle que llevábamos tras nuestras espaldas
La senda de los cazadores se sitúa a la altura de la vegetación, que le vamos a hacer, otra vez será.

En nuestra vuelta, nos sorprendieron estos simpáticos animalillos, las marmotas, era la primera vez que las veíamos y nos quedamos encantados.
A la vuelta decidimos volver por el margen izquierdo del río Arazas para tener otra perspectiva del sendero, así que nos volvemos a adentrar en el Hayedo, en este margen del río de un mayor tamaño.



Llegamos a un mirador donde podemos admirar cómodamente sentados en unos bancos de madera el Circo de Cotatuero, con su cascada.



 Al fondo a la izquierda el Torzal de Mallo
 Una última vista atrás, para un sendero que jamás olvidaremos y al que volveremos para realizar sus fajas.